miércoles, 16 de julio de 2008

La escombrera de la mina Las Cruces sufre un deslizamiento sin soportar un solo kilo de residuos

El vaso está diseñado para contener entre 13 y 16 millones de toneladas de minerales · La Junta y la compañía abren sendas investigaciones del incidente

El deslizamiento en el vaso de los residuos de la mina Las Cruces se produjo sin que todavía se haya depositado en él ni un solo kilogramo de desechos. En esta escombrera, cuyas laderas sufren corrimientos, está estimado que se arrojen entre 13 y 16 millones de toneladas de mineral una vez beneficiado en las plantas de tratamiento, entre los que figuran sobre todo metales pesados que no son utilizables. Este problema se ha generado en la mejor de las situaciones, con la escombrera vacía y sin humedad por lluvia. En el peor de los escenarios, con el vaso lleno de residuos, este deslizamiento habría podido causar hipotéticamente un vertido al Guadalquivir, a través de sus afluentes, aunque no de consecuencias tan nefastas como el de Boliden en Aznalcóllar, al tratarse de materiales sólidos y secos, que no se diluirían en el agua.
Este corrimiento de tierras fue reconocido recientemente por la empresa que explota la mina, la compañía canadiense Inmet Mining, en un comunicado interno en el que anuncia la apertura de una investigación sobre los hechos y el retraso en la puesta en marcha del programa de explotación de la mina "hasta que la causa del acontecimiento sea identificada". Un portavoz de la empresa Cobre Las Cruces aseguró ayer a este periódico que se trata de un "incidente de poca relevancia" y que es algo muy habitual en las obras de esta magnitud.

La Junta ha realizado una inspección de la zona y está elaborando un informe sobre el asunto, pero de momento no tomará ninguna medida contra Cobre Las Cruces. Según fuentes de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, este deslizamiento ha ocurrido en una obra que todavía no está terminada y donde no había ni un solo gramo de residuos, por lo que no hay que lanzar un mensaje de alarma. Además, la Junta destaca la transparencia con la que está actuando esta compañía canadiense.
Para la asociación Ecologistas en Acción, en cambio, las similitudes con la catástrofe de Boliden son mucho más evidentes. Aunque el riesgo es menor debido a que los residuos de la mina de Las Cruces son sólidos, sí que podría contaminarse el agua de los arroyos cercanos en el supuesto de un deslizamiento similar cuando la escombrera esté a pleno rendimiento. La balsa en la que se almacenarán los minerales sobrantes está muy cerca del arroyo Garnacha, que lleva agua hasta el arroyo Molinos, que a su vez confluye en el Ribera de Huelva. Este río desemboca en el Guadalquivir, por lo que un hipotético vertido podría teóricamente acabar aguas abajo en este último.
La escombrera que ha sufrido el deslizamiento está construida sobre las margas azules del Guadalquivir, la misma sustancia sobre la que se erigía la balsa de Boliden. Las margas son muy sensibles a los cambios de temperatura y, tal y como se demostró hace diez años y vuelve a ocurrir ahora, no son resistentes. Según fuentes del sector de la minería consultadas por este periódico, lo ocurrido en la escombrera de Las Cruces es un deslizamiento rotacional de ladera, con las clásicas grietas de tracción en la parte superior del mismo y los no menos clásicos lóbulos en la zona inferior. De hecho, el vaso está cubierto con una malla geotextil y en las fotografías aéreas tomadas por Ecologistas en Acción se aprecian bultos bajo esta especie de plástico de protección.
Lo que sí parece claro es que la compañía minera ha errado en los cálculos a la hora de construir la escombrera, posiblemente por la falta de experiencia en terrenos como los del valle del Guadalquivir. Las condiciones de inestabilidad en materiales naturales limoarcillosos como las margas azules son manifiestas a partir de inclinaciones de 11 grados. En cambio, la pendiente del vaso de residuos puede estar entre los 30 y los 35 grados, es decir, tres veces superior a lo recomendable.
Un error de cálculo similar ya lo padeció Cobre las Cruces en la corta de la mina, donde actualmente se está realizando una ampliación con el fin de rebajar la pendiente de los taludes y acondicionarlos a las recomendaciones del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex). Esto supone un incremento de extracción de unos 50 millones de toneladas más de margas que se depositarán en las escombreras, con lo que se añade un factor más de inestabilidad.

IU presenta las alegaciones registradas en medio ambiente donde reclama que se impida construir la refinería Balboa proyectada en Badajoz

Gaspar Llamazares recuerda que las trabas que puso a este proyecto la ex ministra Narbona le costaron finalmente salir del Gobierno

Izquierda Unida, a través de su coordinador general y diputado, Gaspar Llamazares, ha presentado hoy en el Congreso las alegaciones ya registradas ante el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino en las que se explican los motivos por los que se pide al Gobierno que impida la construcción de la refinería de petróleo proyectada en la localidad extremeña de Santos de Maimona, en Badajoz. Llamazares, que estuvo acompañado en la rueda de prensa por el coordinador general de IU-Extremadura, Pedro Escolar, y el coordinador de la campaña contra la refinería, Miguel Manzanera, insistió en la “posible colusión de los poderes públicos con el empresario responsable de la refinería”, en este caso Alfonso Gallardo Díez. Recordó que las trabas que puso a este proyecto en la legislatura pasada la ex ministra de Medio Ambiente, Pilar Narbona, “fueron una de las razones que le costaron el puesto”, por lo que advirtió que lo que haga en este la actual titular del departamento, Elena Espinosa, “le pondrá a prueba. Habrá que ver si mantiene la posición anterior o se pliega a los intereses económico-industriales y políticos”.En este mismo sentido, el máximo dirigente de IU detalló que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero “se juega también una parte de su credibilidad en torno a su política medioambiental. En el reciente Congreso del PSOE quiso mostrar una voluntad de cambio, pero en esta importante materia parece más de recambio, de vuelta atrás”.Recordó también “lo mucho que tiene que ver en este proyecto y la responsabilidad” del titular de Industria, Miguel Sebastián, “que mientras presenta un plan de eficiencia energética, quedaría absolutamente desautorizado apoyando la construcción de una nueva refinería que aumentaría nuestra dependencia del petróleo, que en España es ya del 81,5 por ciento”.Para Llamazares, la construcción de esta refinería en mitad de una comarca extremeña con productos agrícolas de calidad “es un despropósito. Es totalmente contradictorio con la política energética que dice defender el Gobierno. Además, todo el proyecto se ha desarrollado con un procedimiento tan oscuro como el petróleo, tan oscuro que puede dar lugar a un conflicto con el propio Gobierno portugués por su impacto en el Guadiana”.El coordinador de IU expresó su deseo de que el Ejecutivo no “caiga en eufemismos. Igual que cuando Mariano Rajoy habló de hilillos de chapapote en el caso del ‘Prestige’, aquí también puede hablar de hilillos de un polémico chapapote político en Extremadura”. Tanto Llamazares como el coordinador de IU extremeño coincidieron en que esta formación defenderá “un modelo económico y energético sostenible en Extremadura para que esta Comunidad se convierta en la punta de lanza del desarrollo sostenible y de las energías renovables”. Pedro Escobar detalló que el proceso de exposición pública del proyecto para su evaluación medioambiental “ha estado lleno de irregularidades formales y legales” y que los daños que ese proyecto creará en la comarca de Barros y en todo el sudoeste peninsular serán “gravísimos. Además, esta refinería puede ser un negocio ruinoso que afectará a las arcas públicas extremeñas”, ya que está participado en un 20% por una entidad financiera pública dependiente de la Junta de Extremadura.Por su parte, Miguel Manzanera recordó que el promotor de la refinería Alfonso Gallardo es tío de Francisco Fuentes Gallardo “uno de los políticos más influyentes del PSOE en Extremadura” y explicó que la complicidad de intereses entre el partido extremeño mayoritario y el empresario “ha sido la creación de un poderoso capitalista, gracias a la privatización de bienes públicos, en ocasiones de dudosa legalidad”. En este sentido, las alegaciones presentadas recogen ejemplos de diversas sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura contrarias a éste en diversos proyectos. Explicó también que la refinería requerirá seis hectómetros cúbicos anuales de agua que se sacarían del pantano de Alanje, “lo que provocaría un estrés hídrico que daría el golpe de gracia a la cuenca del Guadiana”.

jueves, 3 de julio de 2008

Minas a todo riesgo


OLIVIA CARBALLAR - Sevilla - 02/07/2008 20:49




Los propietarios de la mina a cielo abierto Cobre Las Cruces, clausurada cautelarmente por la Junta de Andalucía por comenzar a contaminar un acuífero, acumulan a sus espaldas una larga lista de incumplimientos medioambientales. La canadiense Inmet Mining, dueña del 70% de la sociedad que gestiona la mina, a diez kilómetros de Aznalcóllar (Sevilla), recibió el pasado marzo un revés judicial en Turquía contra un proyecto en ese país. Varias organizaciones ecologistas habían pedido en los tribunales la cancelación de la licencia de explotación por no contar con suficientes garantías medioambientales. La empresa ha recurrido.
En Panamá, la Autoridad Nacional del Ambiente denunció en octubre que Inmet Mining había comenzado a construir una mina de oro en mitad de un bosque sin permisos. La compañía lo negó y aseguró que su proyecto estaba basado en un “modelo de minería sostenible”, según recoge la prensa panameña. Aun así, sus técnicos admitieron que era imposible evitar el 100% de la salida de cianuro, altamente contaminante. Además, un informe del Banco Mundial solicitó en 2000 el cierre inmediato de la mina Ok Tedi en Papúa Nueva Guinea, participada en un 18% por Inmet Mining. Esta mina vierte 80.000 toneladas de residuos al río, según los ecologistas.
Balsa insegura
El 30% restante de Las Cruces pertenece a Leucadia, una multinacional estadounidense. Su filial MK Gold Company (ahora MK Resources Company) gestionó los permisos de la mina y logró la autorización en octubre de 2003, escasos días después de una reunión de su entonces presidente, Frank Joklik, con el ex ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, y el presidente andaluz, Manuel Chaves. Joklik inició su carrera en la minería en 1954 con Kennecott Copper, una compañía con antecedentes poco claros.
El pasado marzo, el Salt Lake Tribune publicó que Kennecott Copper, desde 1988, había ocultado el riesgo que corría la población de Magna (Utah, EEUU) si se producía un terremoto, pese a las advertencias de los ingenieros y abogados. La balsa de una mina podría verter millones y millones de toneladas de residuos, como ocurrió en Aznalcóllar, si no se aseguraba perfectamente.
La empresa, dirigida esos años por Joklik (que ya no ocupa ningún cargo en las empresas que participan en Las Cruces), realizó una evaluación de riesgos en 1992 para determinar si la contención de esa balsa iba a ser más cara que el coste de los daños a las propiedades y los ciudadanos muertos. Para ello, según una memoria de la compañía a la que tuvo acceso el Salt Lake Tribune, pidió cuantificar el número aproximado de personas que podrían morir y el valor de sus vidas en función de su edad –adultos y niños–. Con los datos en la mano, Kennecott Copper concluyó que no merecía la pena hacer la balsa más segura y ocultó los riesgos para no generar pánico. Joklik dice ahora no recordar lo que ocurrió hace 20 años. Según los ecologistas, la balsa sigue sin cumplir los mínimos de seguridad
Aznalcóllar en el recuerdo
Dos semanas después del décimo aniversario del desastre de Aznalcóllar, el 25 de abril, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) suspendió cautelarmente la actividad de Las Cruces por una amplia lista de incumplimientos. Entre otros, había realizado unos sondeos ilegales, que comenzaron a contaminar un acuífero, y no disponía de un plan de contingencias aprobado para prevenir un vertido accidental, según la CHG.
La empresa, expedientada con más de 600.000 euros, presentó alegaciones pero fueron rechazadas. Ahora ha enviado otras propuestas alternativas, que están a la espera de la decisión de la CHG. Desde 2003, Ecologistas en Acción ha llevado a los tribunales el proyecto de Las Cruces en al menos siete ocasiones. Hace un mes, la Fiscalía de Medio Ambiente inició diligencias de investigación.


------------------------------------------------------------------------------------------------


Incumplimientos graves y persistentes


“El informe de Área de Gestión de Dominio Público Hidráulico de 09/05/2008 viene a corroborar la gravedad de la situación y su continuidad en el tiempo, ya que describe como en el momento actual no sólo persisten los incumplimientos denunciados, sino que además han seguido detectándose nuevas urgencias (...) así como evidencias de contaminación metálica (...) La nueva documentación presentada junto con las alegaciones, lejos de abordar una revisión profunda de lo realizado hasta ahora, plantea una solución continuista que no ofrece garantía suficiente de que los referidos incumplimientos vayan a corregirse ni, por tanto, a eliminarse los potenciales riesgos para el dominio público hidráulico”.
Es un extracto de la resolución de suspensión de la autorización para obras de drenaje e inyección emitida por la CHG el pasado 12 de mayo. Sondeos no autorizados, inexistencia de un plan de contingencias aprobado, contaminación, pérdida de agua... Es una larga lista de incumplimientos, denunciados por los ecologistas desde hace años, que deberán subsanarse si la empresa quiere seguir adelante con el proyecto. Los ecologistas seguirán atentos.






Rechazo unánime del PCE e IU a una purga de críticos


Los comunistas andaluces protegen de la expulsión a un grupo de disidentes


Frágil y amenazada, la unidad se ha terminado convirtiendo en un bien tan escaso que IU y el PCE evitan arriesgarlo. La reacción de rechazo unánime a la amenaza de expulsión del Partido Comunista de Andalucía (PCA) en Sevilla de siete militantes críticos evidencia que la voluntad de ruptura total es, hoy por hoy, minoritaria. José Luis Centella, secretario general del PCA, aseguró ayer a Público que los militantes que recibieron cartas de la dirección sevillana advirtiéndoles de expulsión “no están desprotegidos”. “No van a ser expulsados”, dijo Centella, que a la vez hizo defensa expresa del “pluralismo existente” en el PCA y criticó la “hipocresía” de quienes “nos presentan como dogmáticos”, en referencia a los críticos.
La dirección sevillana, encarnación de las posturas más dogmáticas del comunismo andaluz, ha comprobado con este episodio el escaso recorrido que, con la asamblea de IU a la vuelta de la esquina, tiene su rumbo político de colisión, rechazado también por los sectores moderados del PCA. El dirigente sevillano Juan de Dios Villanueva, a la vista de los acontecimientos, rebajaba ayer el tono asegurando que cualquier decisión “se tomará siempre en contacto con las direcciones andaluza y federal”.
Los hechos desnudos se resumen así: siete críticos, entre los que están Sebastián Martín Recio y Kechu Arámburu, recibieron el lunes sendas cartas, firmadas por el secretario de Organización en Sevilla, Rafael Recio. En ellas se les daba un plazo de 48 horas para aclarar su situación, advirtiéndoles de expulsión por el artículo 5 de los estatutos, que señala que “no es posible la pertenencia al PCA y a una corriente estable” en IU. “Son métodos estalinistas”, afirma Martín Recio, que asegura que ningún crítico se ha dirigido al PCA.

Más permisividad

Antes de que Centella ofreciera garantías a los amenazados, el rechazo a los métodos del PCA sevillano se había extendido ya con rapidez por el PCE, que oficialmente prefería la cautela. “La solución recae en la dirección andaluza. Tengo plena confianza en ella”, dijo a Público el secretario general, Francisco Frutos. Sotto voce, varios dirigentes cuestionaban la “oportunidad” de la medida, máxime cuando el domingo el PCE clausuró su Conferencia Política cerrando filas de cara a la IX Asamblea Federal de IU. “Hay que ser permisivos y perseguir la unidad”, opina Willy Meyer. Desde el sector gasparista y desde la tercera vía expresaron también su desacuerdo con la “purga”.

Anguita, en medio del fuego cruzado

“La amenaza de expulsión es la prueba del modelo que el PCE quiere para IU: sin soberanía, dogmática, marginal”, opina José Mendi, portavoz llamazarista, para quien no se trata de un “precedente”, sino de “un ejemplo más” y de un “sopapo directo a Julio [Anguita]”, que en Andalucía encarna posiciones críticas con el oficialismo dominante del PCA. La reaparición de Anguita, que redactó un documento crítico con la línea de IU que ha recabado múltiples adhesiones, ha terminado por situarlo en medio del fuego cruzado.
En la web del PCA de Sevilla aparece destacado un vídeo en el que el secretario político del PCA en Sevilla ciudad, Carlos Vázquez, carga contra las tesis de Anguita, que a su vez merecen el apoyo de Martín Recio desde su blog. “Tanto estos críticos como el PCA de Sevilla se retroalimentan, dañando al conjunto”, lamentaba este miércoles, descontento por la imagen que da el partido, uno de sus dirigentes.